¿Puede el futuro de los alimentos ser sostenible en un mundo en crecimiento acelerado? ¿Cuál es la mejor manera de alimentar a la creciente población mundial? ¿Puede la nutrición personalizada cambiar el futuro de la alimentación? ¿Comer será un lujo, una obligación o un provceso mecánico? Los alimentos y la alimentación llegan al centro del debate, mientras una nueva era comienza,

¿Serán necesarias nuevas políticas y acuerdos globales? ¿Será suficiente asegurarse de poder cruzar fronteras? ¿No levantar más barreras comerciales? ¿No usar la comida como arma? ¿Practicar la ventaja comparativa? ¿Utilizar los recursos naturales de cada región, cultivar lo que sea más adecuado para el suelo, el clima, el acceso al agua?

Sostenibles y sanos

“Promover sistemas alimentarios sostenibles mediante la formulación de políticas públicas coherentes desde la producción hasta el consumo y en los sectores pertinentes para proporcionar acceso durante todo el año a alimentos que satisfagan las necesidades nutricionales de las personas y promover una alimentación saludable, diversificada e inocua” es una positiva declaración de intenciones de la FAO.

Pero de la intención a la acción queda un trecho.

Mmientras en algunos países aún ni se aplican guías alimentarias oficiales de algún tipo (orientadas hacia la sostenibilidad o no). De un total de 215 países, menos de 90 tienen guías aliementarias. Su ausencia es particularmente evidente en los países de ingresos bajos.

Paralelamente una utopía parece empezar a tangibilzarse; aunque de momento sólo en un grupo reducido de países.

En los próximos 10 años, el campo emergente de la «nutrición personalizada» utilizará pruebas genéticas y ofrecerá una guía de alimentación saludable adaptada al individuo. Algunas empresas, los llamados «servicios de nutrigenética», ya prueban su ADN y ofrecen consejos dietéticos, pero los consejos pueden ser impredecibles. 

El Dr. Jeffrey Blumberg, profesor de ciencia y política de la nutrición en la Universidad de Tufts en Massachusetts, es uno de los defensores más abiertos de esta nueva ciencia. Insiste en que las pruebas de ADN desbloquearán una nutrición personalizada.

«Podré decirle qué tipos de frutas, qué tipos de verduras y qué tipos de cereales integrales debe elegir, o exactamente con qué frecuencia”.

La nutrición personalizada parece destinada a hacer que cocinar comidas para toda la familia sea un poco más exigente.

En 2028, los alimentos se diseñarán para que sean más nutritivos. 

Y para el 2028, entenderemos mucho más sobre nuestra genética.

«Natural» es un término de moda que a los especialistas en marketing de alimentos les encanta usar, pero casi ninguno de nuestros productos actuales ha existido en el mundo natural. 

Las frutas y hortalizas que disfrutamos hoy se han criado selectivamente durante miles de años, a menudo mutadas sin reconocimiento del cultivo silvestre original. 

Las zanahorias no eran originalmente de color naranja, eran escuálidas y blancas; los duraznos alguna vez se parecieron a las cerezas y tenían un sabor salado; las sandías eran pequeñas, redondas, duras y amargas; las berenjenas solían parecer huevos blancos.

“Que la comida sea tu medicina y la medicina sea tu comida “ Hipócrates

El tema central Foro Económico Mundial en Davos. de este año fue cómo hacer que la nutrición personalizada esté más disponible para aquellos que no pueden pagar sus beneficios. 

Los temas candentes incluyeron: si los relojes metabo, los implantes y otros rastreadores de nutrición personal deberían ser gratuitos para todos (como lo son ahora en algunos países nórdicos).

¿Por qué la nutrición personalizada es buena para las empresas? se preguntaron y sobre cómo los gobiernos pueden regular mejor el uso corporativo. de los datos personales de los consumidores. 

Se dejó en claro la urgente necesidad de hacer las cosas de manera diferente, ya que quedan menos de diez años para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2020 de la ONU.

Se necesita un cambio a gran escala a nivel del sistema, pero el compromiso también debe tener lugar con personas que puedan dar pequeños pasos todos los días.

¿Comer menos carne? ¿Desperdiciar menos alimentos? ¿Comer una dieta diversa? ¿Invertir en organizaciones que apoyan a los agricultores y llevar alimentos a las personas que los necesitan?

Existe un consenso en que la acción para transformar los sistemas alimentarios es el centro de la construcción de un mundo más sostenible, y es urgente actuar.

Una visión holística que valora el papel de muchos actores diversos; la construcción de asociaciones entre el sector público y privado; invertir en infraestructura, desarrollo de capacidades, educación, investigación; y mucha más innovación.

¿Cómo pueden las marcas responder al mayor interés de los consumidores y a la legislación gubernamental sobre alimentos ecológicos?

Los negocios como siempre ya no funcionarán. Las marcas no pueden ser complacientes, ni pueden confiar en los éxitos pasados.

Deben ser más ágiles, valiente y sobretodo innovadoras. Lo rápido que deben ser las empresas para que sus productos estén preparados para el futuro es un frente que deben resolver, con celeridad. ¿Transformar los empaques? ¿Convertirlos en empaques compostables, no reciclables? ¿Saltarse los reciclables ya que es demasiado tarde para eso?

Ser consistentes en toda la cadena de valor: no vale tener solo packaging sostenible si tus prácticas en la producción no lo son.

La sostenibilidad debe estar dentro del ADN de la empresa: involucrar a cada persona desde el CEO hasta los empleados de la tienda.

La transparencia también será clave en el futuro ya que los consumidores examinarán en profundidad las marcas más importantes.

La revolución alimentaria

Para 2028, la genética y la ciencia biomolecular deberían haber restablecido el equilibrio, de modo que el ADN de un organismo se inserte en otro, eliminando la necesidad de emprender generaciones de reproducción selectiva para adquirir rasgos deseables.

El año pasado, investigadores de Australia mostraron un plátano con altos niveles de provitamina A, un nutriente importante que normalmente no está presente en la fruta. Para crear esta fruta, los investigadores eliminaron genes de un tipo específico de banano de Papúa Nueva Guinea que es naturalmente alto en provitamina A, y luego los insertaron en la variedad de banano común.

En 2028, la comida será diferente a cualquier cosa que hayas probado antes.

Los nuevos sabores llegan de manera impredecible a medida que los fabricantes de alimentos crean nuevos productos. Silicon Valley, conocido por atraer a las mentes más brillantes, se está convirtiendo en el centro mundial de la innovación alimentaria.

Una start-up que actualmente está haciendo olas es Impossible Foods, que ha creado una hamburguesa sin carne que chisporrotea en la sartén, sabe a carne y «sangra». 

Diseñadas para ser sostenibles y ecológicas, están hechas con proteína de trigo, aceite de coco, proteína de papa y saborizantes. El ingrediente secreto es el hemo, la molécula transportadora de oxígeno que hace que la carne y la sangre se vuelvan rojas, y parece darle a la carne gran parte de su sabor.

El hemo que utiliza Impossible Foods se ha extraído de plantas y se ha producido mediante fermentación. 

Es una industria en crecimiento, con competidores como Beyond Meat y Moving Mountains que preparan hamburguesas similares, y hay planes en marcha para filetes y pollo a base de plantas. Sin embargo, no se detiene ahí: otras empresas emergentes son pioneras en la leche y las claras de huevo sin animales.

Espere acostumbrarse a los nuevos sabores de la carne sin carne y los productos lácteos sin lácteos.

Los alimentos procesados inusuales causarán sensación en los próximos años, incluidas novedades como pintura en aerosol comestible, barras de bocadillos de proteína de algas, cerveza elaborada con aguas residuales e incluso piruletas diseñadas para curar el hipo. 

No sabemos exactamente qué habrá en los estantes de los supermercados de mañana (si los supermercados todavía existen) debido a la naturaleza reservada de las corporaciones multinacionales de alimentos. Pero sabemos que los helados y el chocolate que no se derriten en climas cálidos definitivamente están en desarrollo. 

La nanotecnología va a aparecer: los investigadores actualmente están ideando nanopartículas que dan ráfagas retardadas de sabor en la boca, y a principios de este año, un equipo de químicos creó pequeñas partículas magnéticas que se unen y eliminan los compuestos de sabor desagradable en el vino tinto mientras preservan su sabor y aroma completo.

Pero la cría selectiva de rasgos voluminosos y sabrosos, combinada con prácticas agrícolas intensivas, a veces ha tenido un costo nutricional.

Las proteínas, el calcio, el fósforo, el hierro, la riboflavina (vitamina B2) y la vitamina C han disminuido en las frutas y verduras durante el siglo pasado, y las verduras de hoy tienen aproximadamente dos tercios de los minerales que solían tener.

Las grandes empresas alimentarias se centran cada vez más en cómo satisfacer la creciente demanda mundial de proteínas.

El director ejecutivo de Cargill, David MacLennan, cita una estadística de que la demanda mundial de proteínas aumentará en aproximadamente un 70% para 2050, a medida que la población mundial se acerque a los 9 mil millones de personas.

La alimentación ambientalmente sostenible.

Aunque es cada vez más común en el entorno rico, incluso ahora no está en el monitor para acceder al enfoque de «salud planetaria y dieta física» establecido por los científicos en 2019 en The Lancet. 

Ese enfoque, en el que los grandes productores de productos alimenticios y algunas otras empresas se han comprometido a ayudar, exigía una minimización mundial del 50% en el uso de carne y azúcar carmesí y una duplicación del uso de nueces, frutas, verduras y legumbres con respecto a 2020 y 2050.

Sin embargo (siempre hay un pero), la ‘dieta ideal’ para mantener a las personas y al planeta saludables para 2050 costaría un promedio de $ 2.84 por cabeza por día.

Esto es casi el 90% del ingreso per cápita diario de un hogar en los países más pobres.

Efectivamente, el régimen sería demasiado costoso para casi 1.600 millones de personas.

Al menos una de cada cinco personas no podía pagar la ‘dieta ideal’ de la ciencia diseñada para alimentar a 10 mil millones de personas sin dañar el planeta.

Esa nutrición personalizada es la mejor manera de fomentar el deseo de comidas más saludables y útiles para la tierra que se hizo evidente a mediados de la década pasada. 

Parece no ser suficiente recibir consejos dietéticos en el tipo de pirámides de alimentos, etiquetas de azúcar y grasas no deseadas, planes de alimentación y regímenes de moda.

Los regímenes caprichosos con nombres pegadizos como Keto o Paleo funcionaron para algunos hombres y mujeres, pero han sido ineficaces para muchas, si no la mayoría, de las personas que experimentaron con ellos. Y las personas que pierden peso corporal con frecuencia lo descubren difícil de mantener.

Verdades incómodas

Es esencial que la ciencia siga avanzando y ofreciendo opciones a una realidad compleja. Casi 800 millones de personas siguen aquejadas de subnutrición crónica y 159 millones de niños menores de cinco años padecieran retraso del crecimiento.

Las carencias de micronutrientes afectan a alrededor de 2 000 millones de personas en todo el mundo.

Simultáneamente un número creciente de personas se ve afectado por la obesidad y el sobrepeso, la otra cara de la malnutrición, en todas las regiones.

Cerca de 1.900 millones de adultos tienen sobrepeso y, de ellos, 600 millones son obesos. El sobrepeso infantil también se está convirtiendo en motivo de preocupación en todo el mundo.

Los malos hábitos alimentarios y las dietas poco saludables son dos de los factores determinantes de la actual situación nutricional.

¿Cuál es la mejor manera de alimentar a la creciente población mundial?

Asegurarse de poder cruzar fronteras. No levantar barreras comerciales. No usar la comida como arma. Practicar la ventaja comparativa. Utilizar los recursos naturales de su región, cultivar lo que sea más adecuado para el suelo, el clima, el acceso al agua. Ser consciente, generoso y solidario. ¿Será?

¿Podrá el futuro de los alimentos ser sostenible en un mundo en crecimiento acelerado? Los alimentos y la alimentación llegan al centro del debate, mientras una nueva era comienza,

 

 

autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar