Definitivamente, todo movimiento económico es una cuestión de fe. Cada vez que un consumidor escoge una marca es porque confía en ella y en el producto que ofrece. Si no hay confianza, no hay transacción posible. Lo mismo sucede con las relaciones humanas. La confianza es la base de toda relación, íntima o amistosa.

Para mí la premisa es importante y creo que las marcas deben trabajar, y mucho, para conseguir la confianza de sus clientes. De eso va mi último libro, “TOTEM”. Muchas marcas han sabido ver en esta crisis una oportunidad para mostrarse humanas, contribuyendo tanto emocional como económicamente al bienestar de la sociedad.

El consumidor lo ha visto. No nos olvidemos que el consumidor actual tiene una conciencia ética y crítica y le gusta adherirse a causas que le interesan. Cuando un consumidor se adhiere a una causa deja de ser cliente para transformarse en creyente.

Si una marca apoya nuestros valores, consideramos que coincide con nosotros y eso influye en gran medida en nuestra decisión. 

Vivimos en un mundo con frecuencia hostil, en el que como consumidores no nos sentimos muy considerados ni cuidados.

Sin embargo, necesitamos confiar en alguien. Si una marca se gana nuestra confianza, nos habrá ganado como creyentes. 

Esa es la táctica para convertir a clientes en creyentes: generar confianza, vivir el propósito, crear conciencia, ser sostenibles, potenciar lo humano, compartir experiencias y construir relaciones.

Yo tengo muy claro que cada uno es en sí mismo su propia solución y que nadie externo puede salvarte más que tú mismo, pero siempre hay gente que nos despierta, nos motiva y nos puede aportar algo para avanzar, cambiar o mejorar. Mostrarnos una realidad o darnos un dato que quizás se nos había pasado de largo.

Lo más importante es transmitir esperanza porque eso es lo único que no podemos darnos el lujo de perder jamás. Creo que no deberíamos perder de vista ninguna oportunidad de aprender y de descubrir, en este caso, la nueva cara del branding: “TOTEM”.

Cada TOTEM nos aportará motivos, valores y principios, así como herramientas nuevas y necesarias que sin duda mejorarán nuestra vida. Ha comenzado un tiempo nuevo y quiero destacar que para las marcas, y las personas, cuando la situación es buena, hay que disfrutarla. Cuando la situación es mala, hay que transformarla. Pero cuando la situación no puede ser transformada, hay que transformarse.

Toda marca que no esté atenta a esta dinámica de cambios está abocada a desaparecer. En estos tiempos cada vez más veloces, donde los cambios toman una nueva velocidad, hay que estar dispuesto a absorber y a transformarse rápidamente. 

Vuelvo a insistir en que esto mismo sucede con los seres humanos, los tiempos cambian, las necesidades también y la renovación urge.

Es importante también redefinir y repensar la transformación digital como una transformación humana. Muchas empresas quieren abrazar la tecnología sin haber abrazado al ser humano, con lo cual llenan de sistemas, algoritmos y máquinas las empresas. Pero al ser humano ni lo quisiste ni lo estás queriendo, un gran error.

El trabajo del futuro lo tendrán las empresas que vayan virando de la estética a la ética; del beneficio al propósito; de lo digital a lo humano; de la realidad de la facturación sin más a un compromiso social; la naturaleza del planeta y la naturaleza de lo humano. 

Hay muchos ámbitos que todavía están muy inmaduros y esto puede ser visto como un problema o como una increíble oportunidad.

El gran reto de la mayoría de marcas en épocas de grandes crisis políticas, económicas y sociales como las que actualmente se están gestando es la supervivencia. 

Para sobrevivir, toda marca necesita adaptarse a las nuevas realidades que se van presentando.

Toda marca que no esté atenta a esta dinámica de cambios está abocada a desaparecer. En estos tiempos cada vez más veloces, donde los cambios toman una nueva velocidad, hay que estar dispuesto a absorber y a transformarse rápidamente. 

Vuelvo a insistir en que esto mismo sucede con los seres humanos, los tiempos cambian, las necesidades también y la renovación urge.

autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar