Recientemente me invitaron a dar sendas conferencias sobre Industria 5.0 y Turismo 5.0. Debo confesar que tuve que estudiar mucho para ponerme al día con este nuevo mundo 5.0. Como resultado de ello he estado reflexionando sobre cómo debía responder el Branding a esta nueva dimensión social y así nació este post: Branding 5.0,

Lo cierto, decía, es que si hay Industria 5.0, Turismo 5.0 y Branding 5.0, debería haber Sociedad 5.0; y la hay.

La sociedad 5.0 se puede definir como una sociedad centrada en el ser humano que equilibra el avance económico con la resolución de problemas sociales mediante un sistema que integra en gran medida el espacio digital y el espacio físico. Esto me llevó irremediablemente a «HumanOffOn» que en otras palabras, o casi las mismas, se refería a esta nueva dimensión humana. Un ejemplo https://www.deividart.com/blog/humanoffon-de-andy-stalman/

Su objetivo es crear una sociedad donde los desafíos colectivos se resuelvan incorporando las innovaciones de la cuarta revolución industrial.

Algunas de dichas innovaciones son la Inteligencia Artificial, los Programas Neuro Linguisticos, Internet of Things,  blockchain, sensores, robótica, realidad aumentada (AR), realidad virtual (VR) o la economía colaborativa.

La sociedad 5.0 también implica las enormes oportunidades y desafíos del siglo XXI. Hemos aprendido que cuestiones como el cambio climático, la migración, pandemias o el consumo de recursos deben resolverse de manera conjunta y global. Al igual que la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), requieren esfuerzos internacionales. 

La pandemia de Covid-19 nos sigue dejando lecciones que pueden tener un impacto importante al enfrentar los desafíos globales y las situaciones de crisis del presente y el mañana. Sobretodo seguir fomentando nuevas formas de cooperación global.

La convergencia de lo digital y el espacio físico, así como los avances tecnológicos y la transformación digital deberían ayudarnos a abordar, y eventualmente comenzar a resolver, estos problemas globales. 

El término Society 5.0 se originó en Japón a partir del Consejo de Ciencia, Tecnología e Innovación del gobierno y aborda cualquier aspecto de la sociedad como salud, movilidad, infraestructura, política, gobierno, economía e industria https://www.japan.go.jp/abenomics/_userdata/abenomics/pdf/society_5.0.pdf,

Japón ya tiene una hoja de ruta para crear una sociedad sostenible respaldada por tecnologías inteligentes. No hay que perder esto de vista.

La tecnología puede y debe aprovecharse para el bien de la humanidad. 

El Branding 5.0, se desarrolla en un entorno en el que las personas, las cosas y los sistemas están todos conectados, usando de manera estratégica la aplicación de tecnologías que imitan/extienden/aumentan a los humanos para crear, desarrollar, comunicar, construir y mejorar el valor en todo el viaje del cliente/consumidor/usuario.

Aunque muchas de las tecnologías nacidas recientemente tienen como objetivo emular las capacidades de los profesionales humanos, ninguna de ellas los sustituye. 

Por ejemplo, los resultados que proporcionan las diferentes IA pueden superar las capacidades de los humanos, pero a la vez se retroalimentan con ellos.

Lo novedoso del Branding 5.0 es la combinación de estas tecnologías con lo humano.

Sin duda, la digitalización, trae la promesa de un crecimiento exponencial y una vida mejor para la humanidad. Y aquí la clave del Branding 5.0: pese a que vivimos en una sociedad profundamente dependiente de la tecnología, es importante señalar que la humanidad debe seguir siendo el foco central de todo lo que se haga. 

El debate que se abre, por lo tanto, gira en torno a la selección de dónde y cómo pueden encajar las máquinas y las personas para ofrecer el mayor valor a lo largo del recorrido del cliente/usuario.

Además, es menester destacar que la tecnología trae la experiencia digital contextual al mundo físico. El seguimiento de los usuarios de Internet permite a los especialistas en marcas brindar experiencias altamente contextuales, como páginas de destino personalizadas, anuncios relevantes y contenido personalizado.

Mientras que los dispositivos y sensores conectados, la Internet de las cosas, permiten a las empresas llevar puntos de contacto contextuales al espacio físico, nivelando el campo de juego y facilitando una experiencia omnicanal fluida, permitiendo identificar quién viene a las tiendas y brindar un trato personalizado.

 

Cambia el foco del debate

En lugar de verse arrastrados al debate máquinas versus humanos, la oportunidad es poder centrarse en construir una simbiosis optimizada entre nosotros y las tecnologías digitales. 

La IA, junto con la PNL, puede mejorar la productividad de las operaciones de cara al cliente asumiendo tareas de menor valor y capacitando al personal de primera línea para adaptar su enfoque. 

Los chatbots pueden manejar conversaciones simples y de gran volumen con una respuesta instantánea. 

La RA y la RV ayudan a las empresas a ofrecer productos atractivos con la mínima participación humana. 

Y quedan las personas, las que están  primera línea que pueden concentrarse en brindar interacciones sociales altamente codiciadas.

Un circulo en el que en esta comprensión conviven tres ámbitos interrelacionadas, lo predictivo, lo contextual y lo aumentado.

Data Driven

Las estrategias basadas en datos se consolidan como fundamentales. Recopilar y analizar macrodatos de diversas fuentes internas y externas, así como construir un ecosistema de datos para impulsar y optimizar las decisiones y generar insights y valor a partir de ellos. 

Cada decisión debe tomarse con datos suficientes a mano. Sólo cuando no los haya habrá que confiar en el instinto.

Y por supuesto mucha agilidad y aprender a usar equipos multifuncionales descentralizados para conceptualizar, diseñar, desarrollar y validar productos y campañas de marketing rápidamente. 

La agilidad organizacional para lidiar con un mercado en constante cambio se convierte en una disciplina crítica que las empresas deben dominar.

El Branding, cada vez más inclusivo y sostenible, alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), resuelve el problema mediante una mejor redistribución de la riqueza, que a su vez devolverá la sociedad a su forma original. 

Las empresas deben incorporar el concepto en su modelo de negocio, volviendo a invertir en la sociedad con un propósito.

Y las empresas deben utilizar la tecnología, ya que desempeñará un papel importante al acelerar el progreso y abrir oportunidades para todos.

El Branding 5.0 exige también un compromiso de asociación para construir una estrategia real de confianza en la implementación de diferentes políticas y estrategias. 

El enfoque en la innovación y el conocimiento como motores de creación de valor agregado con difusión internacional es un desafío único que puede ser la respuesta a una nueva forma de interacción entre quienes tienen la responsabilidad de pensar y quienes tienen la responsabilidad de producir bienes y servicios. 

Necesitamos que la gente tenga un nuevo desafío. 

La sociedad debe poder ser la verdadera plataforma de una actitud más emprendedora, centrada en nuevas áreas de conocimiento y nuevos sectores de valor. En una sociedad moderna y activa, la palabra clave es «cocreación».

Impulsar un proceso de creación dinámico y activo que involucre a cada ciudadano es un gran desafío de futuro. El futuro es el lugar adecuado para decir que estamos, dónde queremos estar, qué queremos ser y cuál es la solución correcta a los problemas globales que enfrentamos. 

El Branding 5.0 debe ser una confianza de excelencia. La excelencia debe ser la nueva ventaja competitiva de una nueva sociedad de ideas impulsada por los “facilitadores” de la modernidad, el valor agregado y la excelencia. Éstas deben ser una idea muy clara que se adapte al principal desafío al que realmente se enfrenta nuestra sociedad y que requiere nuevas respuestas para diferentes preguntas. El acto de participación global en una sociedad tan exigente es un ejercicio de compromiso entre la creatividad individual y la cooperación colectiva.

Este es el desafío del Branding 5.0.

Una reflexión final. El trabajo del “brandero” no es escalable, por más tecnologías a su alcance. El experto en Branding es una especie en riesgo de extinción, porque cada proyecto es tan singular y único como los demás. El trabajo es más cercano al de un orfebre, un artesano, que al de una máquina. Y por ello es un oficio tan especial. Esto no significa ignorar a las nuevas tecnologías, sino utilizarlas para que el orfebre siga mejorando día a día en su oficio, para beneficio de sus clientes y  de los clientes de sus clientes. Así lo sentimos y vivimos en el equipo de TOTEM https://totembranding.com

autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar