El riesgo no es que los robots se conviertan en seres humanos, sino que los seres humanos se conviertan en robots.

“Acostarse con un androide ¿es infidelidad?”, se pregunta y nos pregunta la publicidad de la segunda temporada de la serie Westworld que se emite por HBO. Se avecinan tiempo inauditos, mientras seguimos hablando la mayoría del tiempo sobre la tecnología y dejamos muy relegado el debate ético, legislativo y sobretodo emocional que los avances tecnológicos…